Katty Rosado, la mexicana que conquistó el Everest

Katty Rosado, subió más de 5 mil 300 metros de altura apenas el año pasado. Conoce la historia de la cancunense y mexicana que conquistó el Everest.
20 mayo 2022
Fernanda Mexía
Deportes

La montaña más alta del mundo, el Everest, fue conquistada por Katty Rosado, una mujer cancunense que contó su historia sobre lo que fue subir el todopoderoso Monte Everest.

La vida es como una montaña, y el camino hacia la cima implica esfuerzo, disciplina, constancia, tal como la que tuvo Katty Rosado, quien subió más de 5 mil 300 metros de altura apenas el año pasado.

La cancunense se convirtió en una de las mujeres mexicanas en cumplir el sueño de cualquier amante del montañismo, llegar al Everest, después de 12 días de superar obstáculo tras obstáculo, y más de 5,300 metros de ascenso, de los 8 mil que tiene la montaña de altura.

“Estamos hablando de qué está del otro lado, dos días de distancia de aquí y entonces es un icono para todos aquellos que nos gustan las montañas”, explicó Katty Rosado a Fuerza Informativa Azteca (FIA).

Asimismo, aseguró que la vida es como una montaña, hay caminos limpios y otros con obstáculos. Para llegar a cumplir este sueño, fueron años de preparación física y mental, un camino que le ha enseñado que así como en la montaña, en la vida diaria también hay subidas, bajadas, piedras y obstáculos de todo tipo.

“Todo es irregular, te encuentras piedras, caminos limpios, fáciles, subidas, entonces me parece que así es la vida (...) cualquier cima te exige disciplina, constancia, muchas ganas de hacerlo entonces cuando llegas a tu cima es importante solo estar 15 minutos, me paré tantas madrugadas corrí tantos kilómetros para 15 minutos”, explicó.

Ha conocido diversos países

Estuvo 15 minutos en el campamento al que llegó, ha conocido diversas partes del mundo. No cualquiera tiene la dicha de decir que estuvo en la montaña más alta del mundo y que subió más de la mitad de ella.

Su pasión por los deportes al aire libre la han llevado a conocer diversos países, como Argentina, España, Nepal, hasta los montes más altos del país. Cada paso es una nueva lesión.

“Te preparas para eso, para brincar retos, para brincar piedras, para que cada cosa que no sabes aprendas y eso es la vida misma. También el no cargar cosas en la montaña, sobre todo llevar lo indispensable, son muchas cosas los que esos caminos me enseñan”, indicó.

Nos enseña a no cargar “de más”, así como en la vida, la montaña se sube paso a paso la vida es como una montaña, se sube paso a paso y si cargas de más, no llegas a la cima, con esta filosofía, Katty sigue día a día y sigue cumpliendo sus sueños.

Contenido relacionado